Ayer cerramos un trato de arrendamiento puro para rentar una casa por un mes, cerca de Tulum. En ese lugar, donde todas las heridas se curan, pasaremos nuestras vacaciones de verano.

Sin embargo, al conseguir el arrendamiento puro por parte de una compañía me puse a pensar en aquellas personas en el otro lado del mar, a quienes podemos ver desde algún punto de nuestra costa si observamos detalladamente con unos buenos binoculares, quienes por ningún motivo podrán hacer una renta de ningún tipo, ya que nadie es dueño de nada, pero todo le pertenece a todos.

Estas personas son los habitantes de Cuba.

Cuba es un país completamente diferente a la mayoría de los países del mundo, con excepción de China, Corea del Norte y Vietnam, esto es debido a que aunque estos países están muy lejos de cuba, están estrechamente unidos por la corriente política del comunismo.

cartelguerracivil,comunismoHemos de saber que estos son los últimos países verdaderamente comunistas que quedan en el mundo, ya que todos los demás cayeron junto con la Unión Soviética, que colapsó en el año de 1989 y tardó tres años en destruirse por completo.

El comunismo es una versión intensificada del marxismo, que busca  la unificación de los pueblos mediante la abolición de aquello que más los separa, no siendo el país, la lengua o la creencia, sino las clases sociales.

Las clases sociales no son más que distintos tipos de sociedades que integran a un estado, país o nación.

Sin embargo, muchas personas en el mundo confunden una clase social con una clase económica, ya que en muchas ocasiones puede suceder que dos personas sean de la misma clase social pero de una clase económica muy distinta.

Esto puede pasar cuando, quien toda su vida tuvo la mejor educación, muchas veces descendiendo de las familias más influyentes, de pronto pierde por alguna u otra razón y es forzado a recolocarse en otras fracciones de la sociedad, como también pasa que alguien proveniente de una familia muy pobre y sin educación pueda, debido a tal o cual razón hacerse de millones y entrar a las altas esferas en la sociedad, lo que indicaría que en su nuevo puesto tendrá la misma clase económica que sus nuevos compañeros, pero nunca será de la misma clase social.

El objetivo del comunismo es acabar violentamente con esta estructura de clases sociales, mediante el derramamiento de sangre de una gran revolución, donde absolutamente todo sea controlado por una junta comunista, cuyos miembros tengan el mismo nivel de vida que todos sus conciudadanos.

El objetivo de un estado comunista no es el de adoctrinar a una nación hacia aquella corriente sino, de ser posible, convertir al mundo a los ideales rojos, donde lo único que le dará valor a un individuo es la lealtad absoluta y el servicio total al estado marxista, leninista comunista, donde todo individuo contará con vivienda, salud, alimento, transporte y seguridad, garantizado por el partido.

Sin embargo, aunque esto suene muy bonito, no es de ninguna manera posible y lo hemos visto en un sin número de ocasiones.

No obstante, he conocido a un gran número de personas, quienes vivieron la mayor parte de su vida bajo el comunismo soviético y al hablar de esos tiempos les produce una enorme melancolía que puede sacar lágrimas.

Todo se resume a las palabras de Vladimir Putin, “Aquel que quiera a la Unión Soviética de regreso no tiene cerebro. Quien no la extrañe, no tiene corazón”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *