El Hombre de Dios no debe ser contencioso

Por David Cox
PDF | DOC | Menú

v1 ©2008 www.davidcox.com.mx/folletos
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

2Ti 2:24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; 25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

Vamos a ser honestos, predicadores les gustan discutir sobre la Biblia, y muchas veces, hay hermanos en las iglesias que igualmente no saben donde están las normas bíblicas en lo que están haciendo. Entran en la carne, y se pasa de defender la fe cristiana a tener un gozo, un placer, en atacar y debatir con otras personas aun que se pierden el objetivo de lo que están haciendo. Aclaramos que todo es pecado si no queremos que la otra persona llegue a la verdad de Dios. Actualmente no importa lo que yo pienso o lo que tú piensas, pero que piensa Dios sobre el asunto.

¿No Debemos “Contender”?

Judas 1:3 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. 4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

Debemos contender ardientemente por la fe (Judas 1:3-4), pero el objetivo es de convertir a la persona a la verdad de la Biblia, no de sentir bien en darle duro a otra persona. La contención en sí no es el objetivo, sino el mantener y defender la sana doctrina. Lo que este versículo manda y afirma es que tenemos que mantenernos firmes sobre la base de nuestra fe cristiana. Nuestras doctrinas no son abiertas para negociarse, que entregamos una doctrina clara de la Biblia para hacer acuerdos.

El problema se cae a dos asuntos: (1) unos cristianos quienes no quieren defender las verdades de la Biblia por cobardía, y (2) otros cristianos quienes usan la defensa de la Biblia para agradar sus malvados deseos de pelear y discutir. Ninguno de los dos de estos es la posición bíblica.

Debe vigilar con mucho cuidado el defender la fe cristiano para qué no es licencia de discutir, debatir, y argumentar para el placer de los que la defienden. Simplemente no hay excusa de usar la obra de Dios para agradar deseos carnales de ventilar sus sentimientos y de jactarse doctrinalmente sobre los demás.

¿Qué es una Contienda?

Fil 2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas,

Tit 3:9 Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho.

ISBE define contención como el encuentro de esfuerzo contra esfuerzo, de resistir en contra de oposición. La separación hostil uno del otro, como en una disputa. El esfuerzo expuesto en competencia. La idea es casi universal algo de condenar, como su forma de existir es de desagrado con Dios y la mayoría de los hombres.

Una contención es una discusión agitada, como un debate. Tiene la idea de fuertes emociones y se marca con los dos lados hablando aceleradamente, no dejando el otro de hablar en turno (1Cor 14:30 “calle el primero”), y que habla fuertemente (gritando o tratando de ganarle al otro por volumen). Una contienda tiene enojo asociado con ello (Prov 15:18), y que no aceptan los dos sus diferencias con paz entre ellos (Rom 12:18). En fin la persona contenciosa no deja en paz una situación hasta que él está satisfecho que ha logrado su querer de la situación.

Pro 13:10 Ciertamente la soberbia concebirá contienda;  Mas con los avisados está la sabiduría.

Contienda en sí es el producto de al soberbia de una persona en contra de otra persona. Por su orgullo de ser en lo correcto, pelea en contra de otro ni modo si creen lo mismo o diferente. Es un amor de defender la certeza de uno, sin importar la posición de otros, simplemente es el querer que otros se fijan en que uno es en lo correcto. Aunque disputa muy fácilmente, su objetivo no es de convencer a otros a la verdad realmente, sin de convencer a otros que uno mismo es correcto.

Ecl 7:8 Mejor es el fin del negocio que su principio; mejor es el sufrido de espíritu que el altivo de espíritu.

Stgo 3:14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

Lo que es de Dios es puro, pero también es apacible, promoviendo paz entre personas. Esta sabiduría de Dios es algo que es amable en su carácter, benigna, llena de misericordia. Lo que muchos no entienden es que buena doctrina no sirve nada si la persona enseñándola es de mal carácter. Es como si pones buena comida en un traste sucio. ¿Qué sirve la pureza de la comida si el traste tiene suciedad, cucarachas, y pedazos de comida ya pudriéndose? Entonces el carácter del mensajero es igual de importancia que el contenido del mensaje. Uno no hace sin importancia el otro. Cuando la plática llega a ser discusión y debate, el provecho de la cosa discutida es nulo. “Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho.Tito 3:9 La forma en tratarlo a veces nula el provecho que se puede lograr de discutirlo.

El Ministro es Amable, no Contencioso

Mat 12:19 No contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz (levantar su voz).

Según 2Timoteo 2:24-26 (ve la portada), la actitud o forma de ser del “siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos.” Lo que significa esto es de ser amable, y aunque tiene que siempre enfrentar el pecado y las creencias y pensamientos del error, siempre lo hace con un espíritu de cortesía, de amabilidad, de siempre tratar tierno y con mansedumbre a los demás. El siervo de Dios es “sufrido”, aguantando a los demás con eterna paciencia. Si alguien piensa que sabe algo, entonces está sabiduría tiene que venir de Dios. Santiago 3:17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

Vemos en muchos pasajes que hablan de los requisitos de un ministro que su carácter tiene que ser de un estilo particular. 1Tim 3:3no pendenciero… sino amable, apacible”. Tito 1:7 “no iracundo… no pendenciero”. “Pendenciero” significa en griego alguien siempre listo para pelear, rápido de usar sus puños para pegar a otros. Es una persona dada a la pelea, quien ama el pelear. Se ve este tipo de persona en que pelea aunque no hay razón de pelear realmente. Busca el camino de debate y discusión aunque no hay necesidad realmente o hay otras formas de tratar con el asunto. “Iracundo” es alguien que rápido se enoja, se ofende, o que es con prisa que se mete en líos.

El Ministro demuestra Cortesía y Mansedumbre

Gál 6:1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

Cuando un ministro toma una actitud de jactancia y de ver para abajo a los demás, ya se ha descalificado del ministro. Es auto engañado y no sirve nada para los propósitos de Dios.

Stgo 1:19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Tito 3:2 Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres.

Lo que marca el sirve de Dios es su paciencia y cortesía en oír a la posición del opuesto, y su forma en tratar con lo que él percibe como error. El es siempre calmado y paciente con los que aun son de posiciones opuestas. 1Tes 5:14 que seáis pacientes para con todos.” Es una persona quien sigue Rom 12:10, “prefiriéndoos los unos a los otros.” Preferir es de dejar otros ir antes que uno mismo. En discusiones, esto es de ser paciente y dejar otros hablar y plantear sus opiniones escuchándoles.

Fil 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

1 Pedro 3:8…, sed todos de un mismo sentir (forma de pensar y actuar)), compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos,  amigables;

La Lucha es Espiritual

2Co 10:1 Yo Pablo os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo,  yo que estando presente ciertamente soy humilde entre vosotros, mas ausente soy osado para con vosotros; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales,  sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios,  y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Lo que pocos entienden es que el argumento por la verdad de Dios tiene que ser hecho por medio de un espíritu y actitud humilde y suave, “mansedumbre y ternura de Cristo”. Es tanto el espíritu por lo cual que uno argumenta que los argumentos que presenta que cuenta aquí. Toda jactancia, orgullo, altivez, y cosa semejante destruye totalmente cualquier bien que puede logar la persona discutiendo.

Este sitio de folletos por David Cox están moviéndose a www.folletosytratados.com Con tiempo (estoy empezando julio 15, 2011) todos van a estar allí, y cualquier nuevo folleto también será subidos allí, no a www.davidcox.com.mx entonces por favor visita allá en el futuro. Por favor cambia sus marcadores de este sitio al nuevo.