Fundamentos de la Fe Cristiana (definiendo cuales son) por David CoxFundamentos de la Fe Cristiana

Por David Cox     pdf | pdf (blanco y negro) | doc | menú de folletos

v1 ©2006 www.davidcox.com.mx/folletos
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Lucas 6:48-49… al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. Más el que oyó y no hizo semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu y luego cayó y fue grande la ruina de aquella casa.

Jesús propuso el concepto del fundamentalismo, que es que hay partes esenciales de las Escrituras (creencias bíblicas) que de errar en ellas es para la perdición de todo incluso el alma.

La Existencia de Fundamentos

Mateo 23:23-24 “dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!” Jesús regañó a los escribas y fariseos porque ellos fastidiaron tanto el pueblo con sus discernimientos y reglas humanas que sacaron de tradiciones o de torcer las Escrituras, que luego se perdió todo, aun la salvación. Por todo sus celosos en el religioso, no servía para nada. Igualmente vemos la más fuerte condenaciones en contra de los falsos profetas y maestros que han cambiado el mero evangelio para ser otro evangelio que no sirve para ser salvo (Gál. 1:6-9).

Entendemos entonces que las palabras de Jesús sobre fundar nuestra fe y vida cristiana delante de Dios sobre una roca es algo importante, es tan importante que Jesús propuso que de errar en ello es de no ser salvo (“grande ruina”). Aunque podemos diferir con otros que claman a ser hermanos en la misma fe cristiana, hay asuntos tan importantes (fundamentos) que de negar ellos o de errar o vagar en ellos es de invalidar el ser hermano (salvo).

Criterio de los Fundamentos

Los fundamentos tienen que venir del parte más esencial de nuestra fe, y ser discernidos por las Escrituras. Identificamos unos Fundamentos como: Dios, Su Deidad, y Su Carácter, Jesucristo, el pecado y la salvación, la comunicación y recepción de esta salvación por el hombre. Las Escrituras, la persona y obra de Jesús, el pecado y la necesidad humana, la acepción de la obra de Jesús por Dios (resurrección), el Inmanente regreso de Jesús en Juicio, y una creencia y práctica de los Fundamentos. Judas 1:4 me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado encubiertamente… hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.” Dios nos avisó del ataque en contra de nuestra fe. Su carácter es de venir en personas supuestamente “uno de nosotros”, y van a cambiar la gracia y libertad cristiana a libertinaje (no hay reglas o restricciones morales), y niegan Dios como autoridad, y el Salvador. De vigilar en contra de estos y sus ataques es de ser un fundamentalista.

Los Fundamentos de la Fe

(1) La inerrancia y la suficiencia de las Escrituras (esto es los autógrafos). No podemos hablar con certeza de nada si la fuente de nuestros conocimientos es contaminada con error, imprecisión, o falsedades. Tenemos que afirmar que en la Biblia tenemos el mensaje correcto que Dios quiso que recibiéramos. Además tenemos que afirmar que esto, y solo esto es suficiente (Sal 19:7 restaurar el alma) para ser salvo, para servir a Dios, y para agradar a Dios con nuestras vidas cristianas. Salmos 12:6-7; Romanos 15:4; 2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:20. El torcer o pervertir la palabra de Dios es igual de perder la salvación (destrucción) 2 Pet 3:16[1].

(2) La Persona y Obra del Salvador Jesucristo: 2 Jn 1:9-11 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.  Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras. Podamos decir con confianza que cualquier persona que niega Jesucristo[2] como el Salvador no puede ser salvo, ha fallado en lo mero de la salvación. Juan refiere a los puntos más importantes sobre Jesús son Su origen[3] y sustancia (eternamente Dios, pero encarnado 1 Jn 2:23; 4:2-3; 2 Jn 1:7 en el nacimiento virginal en María), y Su Deidad[4]. Si Jesús no fuera sin pecado (Hebreos 4:15), su sacrificio por nosotros será de balde. Si no fue uno de nosotros (completamente humano), no puede ser el sacrificio en nuestro lugar. Si no fue completamente Dios[5], entonces su sacrificio tampoco puede extender por todo el mundo. La Trinidad – Dios se define en 1 Juan 4:8,16 así, “Dios es amor”. Además Juan hace el argumento que cualquiera que no ama[6], no es salvo. El amor necesita 3 cosas: Quien que inicia el amor, quien que recibe el amor, y la muestra del amor. Esta relación entre Dios es lo que explica las diferentes referencias de Dios, como siendo la Trinidad[7]: Padre, Hijo, y Espíritu Santo, y nuestra relación con cada persona de la Trinidad.

La propiciación por el pecado por la substitución de Jesucristo en la cruz en nuestro lugar[8].  Esto es lo mero que creemos que nos salva. Sin fe es imposible de ser salvo (Hebreos 11:6). Somos justos (tenemos el mérito delante de Dios) por nuestra fe Rom 4:4-5 y nada más. Los judíos erraron en esto Rom 10:3-4.

(3) Pecado y la incapacidad del hombre de ganar mérito delante de Dios, su necesidad de la misericordia de Dios. Esto podamos decir en otra forma, la salvación del hombre solamente viene por la gracia y misericordia de Dios (quien pagó, tiene la salvación y está ofreciéndola) por medio de la fe (como el hombre la consigue), y no somos salvos por las obras[9].

Ante nominalismo[10] - Según 1 Juan 1:6, aun el cristiano del N.T. tiene la restricción moral de la vida de Jesucristo. Si negamos de seguir el ejemplo de Jesucristo (hacerle Señor Rom 10:9), negamos la salvación. No es que somos salvos por hacer esto, sino es que los que rehúsan de hacerlo nunca ha tenido la fe salvadora, donde uno tiene que sujetarse a la voluntad de Dios[11]. 1 Juan 1:8 declara que todos somos pecadores, y 1:10 afirma que no somos salvos si negamos que somos pecadores.

(4) La resurrección[12] corporal de Jesucristo del sepulcro. Dios nos presenta los detalles de la salvación así, Jesús siendo completamente Dios, y completamente hombre y sin pecado, murió por los pecados del mundo en la cruz de Calvario, derramando su sangre, y muriendo al final. Al tercer día Jesús resucitó del sepulcro en demostración de la aprobación de Dios por su sacrificio.

(5) El regreso inmanente de Jesucristo en juicio y para terminar el tiempo que Dios dejó al hombre para aceptar la salvación. Hechos 1:11; Juan 14:3 hace claro que Jesús va a regresar igual como salió. Los libros de Daniel y Apocalipsis nos ubican sobre los eventos al final de este tiempo que Dios ha dado a la humanidad. Según ellos Dios va a juzgar con violencia el mundo y la humanidad por el pecado de no buscar a Dios. 1 Tes. 1.10 dice que el regreso de Jesús es para quitarnos[13] de la ira venidera. Aun que la exacta secuencia y orden de los eventos no es tan claro que queremos que sean, pero el hecho es que Jesús regresará en cualquier momento. Esta fundamento es el motivo por lo cual que nos esforzamos para vivir piadosamente, servir a Dios con todo nuestro corazón, energía, y evangelizamos y predicamos con todo lo que podamos. Por que el tiempo es corto, queremos ser encontrados fieles, y los demás inconversos van al infierno cuando Dios dice que ya terminó todo. Ya no hay más gracia, nada más juicio.

(6) Una creencia en los fundamentos y una práctica de separación en contra de los que no creen en los fundamentos, o que viven en pecado. Parte de los fundamentos de la fe cristiana es una estima de ellos para lo que son: esenciales para ser salvo, esenciales para agradar a Dios, y esenciales para nuestro compañerismo. Esta creencia causa que no podamos aceptar a cualquiera como “hermano en Cristo” si no lo es según los fundamentos. Igualmente para los que ya hemos aceptados como hermanos, si no acuden a los fundamentos, y esto está envuelto en una actitud fuerte de rechazar el pecado y afirmar las enseñanzas de la Biblia, entonces tenemos que cortar nuestra comunión y compañerismo con esta persona. Esto es disciplina de la iglesia en contra de “hermanos” que rehúsan de corregir su vida, y no están esforzándose en contra del pecado. Afuera de la iglesia es separación eclesiástica.

No podamos proclamar un castigo eterno sobre las personas (Juan 5:22) porque Dios ha dejado esto para Jesucristo, pero tampoco podamos aceptar a personas como hermanos sin un criterio de doctrina y conducta. Vemos las muchas condenaciones sobre los falsos profetas y falsos maestros, sobre los falsos hermanos traídos a escondidos adentro de la iglesia, y concluimos que hay doctrina que determina si uno es salvo, si uno es adentro de la voluntad de Dios o no. Igualmente vemos en 1 Corintios 5 que Dios condenó a esta iglesia por no ejercer disciplina de la iglesia en contra de pecado abierto y sin arrepentimiento.

“En esenciales, unidad; en lo no esencial,
libertad; en todo, caridad”
- Agustín

Este sitio de folletos por David Cox están moviéndose a www.folletosytratados.com Con tiempo (estoy empezando julio 15, 2011) todos van a estar allí, y cualquier nuevo folleto también será subidos allí, no a www.davidcox.com.mx entonces por favor visita allá en el futuro. Por favor cambia sus marcadores de este sitio al nuevo.

 


 

[1] 2 Ped 3:16 pone una vista alta de la inspiración de las Escrituras y un método sano de interpretar las Escrituras como marcas de un fundamentalista (alguien verdaderamente salvo).

[2] Debemos ver que muchas religiones proponen otros salvadores y formas de salvación, pero la Biblia ubica un elemento único en Jesús. Sin conocerle, no hay salvación. 1 Jn 5:11-13, 20; 1 Tim 2:5; Hechos 4:12. Juan 5:23; 20:31.

[3] Origen: Isaías 7:14; Mateo 1:23; Lucas 1:27

[4] Deidad: Juan 1:1; 20:28 Hebreos 1:8-9

[5] Los milagros son frecuentemente identificados como fundamentos, y esto es por que son evidencias de su dvinidad.

[6] El amor para Cristo 1 Cor 16:22 y para los redimidos 1 Juan 3:10, 14; 4:8.

[7] Trinidad: I Juan 5.20, Juan 8:58; 10:30

[8] Propiciación: Hechos 20:28; Romanos 3:25; 5:9; Efesios 1:7; Hebreos 9:12-14, 22; 1 Pedro 2:24; 2 Corintos 5:21;

[9] Por fe, no por obras: Rom 4:4-5; 3:27-28; Gál 2:16-3:29; Tito 3:5; Ef. 2:8-9.

[10] Ante nominalismo – Que los cristianos no están bajo ninguna ley ni restricción moral.

[11] Voluntad de Dios: Marcos 3:35, 1° Juan 2:17 pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Efesios 6:6 no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; El ser salvo es de sujetarse a la voluntad de Dios.

[12] Resurrección: Lucas 24:36-46; 1 Corintios 15:1-4; 15:14-15; Romanos 10:9; 1 Juan 4:2-3; 2 Juan 1:7

[13] Rapto de los creyentes: Esto es un arrebatamiento de los creyentes de la tierra. 1 Tes. 4:16.