Hace dos semanas fui a un espacio abierto en la UNAM, donde hay muchos cursos y diplomados, especialmente diplomados en medicina general y cursos de naturaleza médica. Sin embargo, también hay cursos de geopolítica, por lo que decidí inscribirme, ya que este es no solo un tema que me interesa a groso modo, sino uno que considero que todos debemos conocer.

El día de hoy, durante uno de los módulos platicábamos, sobre la OTAN y sobre su futuro, en caso de que los Estados Unidos abandonen aquella organización militar, ya que los norteamericanos son los participantes más activos del bloque, así como los más competentes por mucho, junto con los británicos.

La OTAN es una organización político- militar, creada para salvaguardar a Europa y a occidente del poder de la Unión Soviética, quien había demostrado ser una fuerza implacable durante los años de la Segunda Guerra mundial, donde pelearon con un bravado nunca antes visto en la historia, ya que fue una nación que aunque perdió 25 millones de sus ciudadanos en cuatro años, marcharon desde Moscú hasta Berlín, aplastando a los NAZIS y causando el suicidio de Hitler.

otan

A su vez, los soviéticos se apropiaron de varios países en su avance hacia Berlín, a quienes después no les concedieron su independencia y quienes hoy en día dicen que la ocupación soviética fue mucho peor que la ocupación alemana, algo que causó conmoción y terror por toda Europa y llevó a las naciones más hábiles occidentales a crear esta organización.

Una razón alternativa para su creación, es decir, una razón de la cual no se habla mucho acerca de la creación de la OTAN, es que esta fue implementada para asegurar que los países de Europa más poderosos jamás volvieran a pelear entre sí, ya que había sido esa razón por la cual ocurrieron dos guerras mundiales, que en conjunto cobraron 70 millones de muertes en 10 años de combate.

Para que este organismo funcione como tiene que funcionar, cada país miembro debe que pagar ciertas cuotas y contribuir con material militar, incluyendo soldados, para que así pueda ser un organismo fuerte y capaz.

Sin embargo, en la década de los años noventa, con la caída de la URSS, los países miembros de la OTAN bajaron mucho la guardia, debido a que su archienemigo había muerto, o al menos eso parecía y nunca creyeron que el oso habría de despertar de nuevo.

No obstante, el oso ruso despertó de una manera gradual y silenciosa, como lo haría un ladrón al entrar a una casa por la noche, asegurándose de que los dueños jamás despertaran, hasta que tuvieran la daga en el cuello y les fuera imposible reaccionar. Ese momento ya llegó y Europa, por sí misma, jamás podría defenderse adecuadamente de un enemigo como lo es el ejército ruso, un ejército quien ha apostado fuertemente en la guerra nuclear y supersónica perfectamente combinada, para así acabar con quien se ponga enfrente de una manera apocalíptica.